Cervecería Thomas

Un día cualquiera es bueno para tomar cervezas con los amigos, pero sCervecería Thomasi encima ese día descubres algún sitio nuevo que se sale de lo normal… entonces mucho mejor.

Eso nos pasó a nosotros con la cervecería Thomas, una pequeña cervecería que bien puede pasarte desapercibida al pasar por delante, sin embargo, esconde un gran encanto en su interior, y como no… un buen número de cervezas para alegrarte el paladar.

El sitio no es nuevo, y seguro que más de uno ya lo conoce, pues nació en la década de los noventa, 1990 para más seña, y es una visión particular del propietario de lo que debe ser el acto de tomar cerveza.

La cervecería es pequeña, cuenta con 3 o 4 mesas altas con taburetes cerca de la barra. Y una zona con unas cuantas mesas bajas para sentarte con más calma con los colegas y picar algo.

Cervecería Thomas

 

Detrás de la barra puedes ver una pared llena de cervezas y vasos. Y al final del local se encuentran  un par de neveras con todas las cervezas en botella disponibles para tomar, con una gran selección (Triple Karmeliet, Flying Dog, La Trappe, Waterloo… ).

 

Hemos de decir, que aunque somos un poco ”fáciles” y teniendo una buena carta de cervezas estamos contentos, los dueños de esta cervecería nos han conquistado, y no solo por las cervezas. El trato del personal es excelente, se ve que les gusta lo que hacen y te sirven la cerveza como es debido, en su vaso correspondiente y tirandola en la copa de modo muy correcto.  Además cada ronda de cervezas iba acompañada con unas tapas.Waterloo, Cervecería Thomas

Para que veáis a que nos referimos con el buen trato, y lo agradables que son, os contamos el “accidente” que tuvimos: En la primera ronda se nos resbaló la copa de Waterloo completamente llena… (Nota: No sé si fue un accidente o mi chico decidió bañarme con la cerveza (yo noté cierto resquemor… ;), ahí lo dejo…), en fin, el caso es que todavía no habíamos parado de reírnos por la situación (y es que estaba totalmente empapada), que antes de que pudiéramos pedirles que nos trajeran otra cerveza, ya nos la habían puesto en la mesa a cuenta de la casa. Un detallazo, pues la cerveza la habíamos derramado nosotros. No en todos los sitios hacen eso.

El tapeo está bastante bien, como ya hemos comentado, una buena carta de cervezas que puedes acompañar de diferentes platos para comer desde salchichas alemanas, codillo, callos, embutidos y tostas…

Los precios similares a otras cervecerías. Todavía no hemos encontrado una que nos  haya conquistado por el precio. Aún así, a igualdad de precio, nos quedamos con sitios en los que tiran bien la cerveza, el trato es agradable como ya hemos dicho y se puede hablar de cervezas con los propietarios sin problemas.

Cervecería Thomas

Investigando un poco más ahora sobre esta cervecería hemos encontrado ciertas curiosidades que no pudimos probar pero que sin duda tomaremos en nuestra próxima visita, hablamos de tomarnos una Guiness en un cuerno de toro, o beber otras cervezas en una bombilla.

Agradecer a Thomas padre, Thomas hijo, Javi hijo y Rosa el buen trato y las charlas que mantuvimos.

Por último, recomendaros a todos que vayáis a conocerles, el bar se encuentra muy cerquita de la glorieta de Manuel Becerra, Calle de Rufino Blanco número 8, abre desde el martes al sábado desde la 13:00 a 17:00 y desde las 18:30 a 2:00.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s